Londres no es "Notting Hill"

¿Debería vivir en Londres? Según las películas, sí. Pero si se muda a Notting Hill pensando que conseguirá un pisito bonito con el salario de un librero y se topará con Julia Roberts… bueno, piénselo dos veces. El precio medio de la vivienda en ese barrio es actualmente de £890,000. Roberts vive, creo haber leído, en Malibú. Y sólo quedan unas 112 librerías independientes en Londres. Me temo que, como en muchas ciudades grandes, vivir en Londres es como jugar a la ruleta: unos ganan mucho, otros luchan por tomarse un descanso y siempre habrá alguien esperando para coger su lugar, literalmente.

¿Por qué vivir en Londres? Algunos sienten que tienen que hacerlo. Principalmente por trabajo. Políticamente porque las Casas del Parlamento están situadas en Westminster. En cuanto a los medios de comunicación, las sedes de todos los periódicos se encuentran en Londres. La City de dicha urbe es la capital financiera del mundo. El turismo y los servicios están en auge. Sin embargo, hay signos de cambios: Birmingham es un centro financiero en crecimiento, la televisión pública trasladó una parte de su producción a Gran Manchester en 2011 y algunas empresas se van moviendo más allá, como la Agencia Europea de Medicamentos.

Sea como sea, pero, Londres todavía es “donde uno quiere estar”. Para los amantes de la cultura, es una área de descanso en una autopista. Se estima que hay más 241 teatros y más de 250 galerías de arte y museos. Londres es el lugar de nacimiento del punk y grime. Para los amantes de la comida, hay unos 72 restaurantes con estrellas Michelin y miles de cafeterías que son las gemas de sus propios barrios. Se dice que los restaurantes turcos de Green Lane son algunos de los mejores de Europa y Marie’s Cafe uno de los mejores tailandeses. Para los amantes del paisaje, Hampstead Heath ofrece uno de los espacios más bellos de Reino Unido. La historia de la ciudad se eleva como la humedad desde el subsuelo (el primer viaje en metro tuvo lugar en 1863) hasta flotar en la superficie del Támesis (donde los mamuts lanudos solían calmar su sed).

Entonces, ¿por qué no debería alguien vivir en Londres? Bueno, por el dinero. Una pinta de cerveza cuesta, de media, £4.08 (en comparación a las, aproximadamente, tres libras del resto del país). Casi todo es caro en Londres. Las cosas enumeradas anteriormente (no todas, muchos museos son gratuitos) y las no mencionadas. Una las cosas que se deben aceptar acerca de vivir en Londres es que esa vista que tanto le gustará, el horizonte de cristal que brilla al sol, es el holograma de un cofre lleno de oro al final del arcoíris dado que el 27% de los londinenses viven en la pobreza. Las comunidades que han llamado a Londres su hogar durante generaciones están siendo expulsadas por el aumento de los alquileres y la gentrificación. Las empresas locales cierran sus establecimientos. Los viajes diarios se hacen más largos y más caros.

En cuanto a la delincuencia, Londres, en muchos aspectos, no es peor que el resto del Reino Unido y aunque el aumento reciente de los asaltos con cuchillos ha llamado la atención, el nivel de homicidios de la capital no es el más alto que en el resto del país (que sería Gran Manchester) y muchas personas que ven Londres como la sede del crimen nunca han vivido en la capital.

Sin embargo, han sido muchos los que han tenido suficiente: más de 300.000 personas han abandonado la ciudad en los últimos 10 años. El mercado inmobiliario ha bajado un 15% después del Brexit mientras que en el resto del país aumenta. Brexit significa Brexit, que en realidad quiere decir que los bancos están empaquetando sus trastos para mudarse a Frankfurt. Mientras tanto, los jóvenes están recogiendo conchas marinas y viviendo en pisos asequibles en la costa de Kent. El Arts Council, un organismo financiado por el gobierno dedicado a promover las artes escénicas y literarias, ha anunciado planes para gastar £170 millones fuera de Londres; el Manchester City ganó la Premier League; y un programa sobre Derry (Irlanda) es lo mejor de la televisión nacional.

Entonces, la respuesta a la pregunta: ¿debería vivir en Londres? Bueno, me disculpo por ser un entrenador de vida, pero depende de quién sea y de lo que quiera en la vida. Si es alguien que disfruta de un paseo tranquilo durante la hora punta y adopta una actitud relajada en una escalera mecánica, absolutamente Londres no es para usted.

Si es extranjero, considérelo: se hablan más de 300 idiomas, y hay una población inmigrante de 3 millones y la economía británica, digan lo que digan los Brexiteros, nos necesita. Si desea poder ver las estrellas por la noche y respirar aire limpio, entonces no porque Londres tiene la peor contaminación del Reino Unido. Si es un blanqueador de dinero, cariño, la ciudad le recibe con los brazos abiertos. Si le gusta la amistad con extraños… viva en Londres, porque no estoy de acuerdo con el tópico de que es un lugar hostil.