Acción en los Oscar

Mucho se habla de casos puntuales como el de Tom Cruise rodando las escenas de acción más arriesgadas en sus películas, especialmente para Misión Imposible, pero nunca se dice nada cuando son especialistas que ponen su cuerpo en juego para impresionar al espectador con situaciones imposibles para las personas normales. Es un trabajo que no está suficientemente reconocido y Helen Mirren ha defendido la creación de una nueva categoría en los Oscar para remediarlo.

Mirren ha participado durante los últimos años en varias películas de acción como Red y Fast and Furious 8 por lo que ha podido comprobar de primera mano cómo trabajan los especialistas de cine. No ha dudado en calificarlos como artistas, comentando lo siguiente al respecto: «De verdad que debería haber un Oscar por el trabajo de los especialistas. Estas personas son increíbles, muy profesionales. Y son actores. Hacen cosas sensacionales».

La lucha de los especialistas (también conocidos como actores de dobles de acción) que reclaman su propia categoría en los premios de la Academia de Cine de Estados Unidos lleva 25 años en activo y una campaña online el 2016 llegó a conseguir más de 50.000 firmas, pero ni así se les da el reconocimiento necesario.

Hollywood es fruto del esfuerzo de muchos profesionales, pero los únicos que se han jugado la vida desde los inicios del cine de forma recurrente han sido los especialistas de escenas de acción. Personas que acumulan más lesiones que Rafa Nadal, que en ocasiones han muerto en su trabajo (como Joi Harris durante el rodaje de Deadpool 2 el verano pasado) y que su nombre siempre cae en el olvido aunque muchas películas no habrían sido lo mismo sin ellos. ¿Qué sería de James Bond, Mad Max o Juego de Tronos sin Bobby Holland Hanton, Dayna Grant o Carmen Guzmán? Nada, no serían nada ya que eso significaría que no habría saltos, corridas, choques de coches, incendios, alcaldes camplas... que aburrido sería Holywood sin los dobles de acción.

El hecho es que la categoría Mejor Actor y Actriz de Acción toca llegar un día a los Oscar, y en todos los demás premios del cine (incluyendo los españoles, como por ejemplo los Goya). Aunque la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas no son dados a los cambios, seguramente una campaña de apoyo de famosos como la que ha comenzado Mirren ayudaría ... así que, como recordatorios amistoso, diré que sin las acrobacias que forman parte de las cintas ganadoras no habría películas.

Bobby Holland es doble de acción, ha trabajado en Wonder Woman, Stars Wars: Episodio VII, Skyfall, Spectre, Thor, Juego de Tronos, Quantum of Solace, Harry Potter, Piratas del Caribe y Capitán America por mencionar he algunas. Esto ha supuesto el doblaje para actores como Chris Hemsworth, Christian Bale, Daniel Craig, Channing Tatum y David Beckham. Bobby es además una persona encantadora. Lo entrevisté para mi libro, James Bond: Behind the Tuxedo, debido su relación con 007 y desde ese momento hemos estado en contacto así que cuando empecé escribiendo este artículo hablé con él para saber cuál era su opinión al respecto, a lo que me respondió: «Sólo puedo decir que realmente siento que debería haber una categoría para actores y coordinadores de acción. Hay premios para todos los departamentos, ¿por qué no nosotros?».

Jack Gill ha sido incendiando y estrellándose coches para entretenernos desde mediados de los años setenta, ha trabajado con algunos de los nombres más importantes de la industria cinematográfica (Fast and Furius y Animales Nocturnos, entre las que más me gustan de su filmografía). Durante más de 20 años, Gill también ha hecho una campaña para obtener el reconocimiento que cree que merecen por parte de la Academia los dobles de acción. Así que anualmente, desde 1991, Gill ha solicitado al Consejo de Gobierno de la Academia que incluya una nueva categoría. Sólo una mayoría simple del consejo es necesario para añadir un premio nuevo, pero cada año reciben el mismo resultado: "no".

Los especialistas piden un reconocimiento que históricamente se les ha negado por no admitir que los grandes protagonistas de la película no se juegan la piel en cada escena. Pero actualmente el espectador es inteligente y tiene mayor acceso a todo lo que rodea las producciones, lo que le permite conocer la existencia de los especialistas. Y esta reciente verificación de lo que ocurre detrás de las cámaras podría ir acompañada de una categoría de premios en un futuro próximo.

Es un insulto a su profesión no tener ninguna presencia durante la temporada de premios. Ellos dan vida a las palabras impresas. La gente ama la acción, por eso va a al cine. Sin ofender, pero, ¿quién va a ver los peinados?

*Artículo publicado en la revista Ala Est (Abril 2018)